¿INVIERNO LLANERO O VERANO BOREAL?

(Por qué es incorrecto denominar “Invierno” a la época de lluvias)

Prof. Freddy Morles S.*

Si la inolvidable profesora Maruja Taborda de Cedeño –lamentable y extemporáneamente fallecida hace algunos años- no estuvo equivocada durante sus enjundiosas lecciones de Geografía Física en el viejo Pedagógico de Caracas, estos diluviales aguaceros que oportunamente fertilizan nuestra tierra y atemperan el rigor de nuestro clima, constituyen la más sintomática manifestación de la estación del Verano, y no del “Invierno” como habitualmente solemos decir.

Efectivamente, la inclinación del eje de la Tierra con respecto a la órbita del planeta alrededor del Sol, genera cuatro estaciones térmicas que se producen inversamente en los dos hemisferios terrestres (Norte o Boreal y Sur o Austral): Primavera, Verano, Otoño e Invierno. Esto se debe a que la incidencia de los rayos solares se va desplazando, a lo largo del año, desde el Trópico de Capricornio en el Sur, hacia el Ecuador y el Trópico de Cáncer en el Norte, con el consecuente incremento de la temperatura el la zona afectada

En nuestro hemisferio Boreal la sucesión de las estaciones es como sigue:

-Primavera: entre el 21 de Marzo (Equinoccio de Primavera) y el 21 de Junio (Solsticio de Verano).

-Verano (período de mayor calor): entre el 21 de Junio y el 21 de Septiembre (Equinoccio de Otoño).

Otoño: entre el 21 de Septiembre y el 21 de Diciembre (Solsticio de Invierno).

-Invierno (período más fresco): entre el 21 de diciembre y el 21 de Marzo.

(Los Equinoccios representan los momentos en que los rayos solares inciden perpendicularmente sobre el Ecuador, mientras que durante los Solsticios esos rayos inciden directamente sobre los trópicos: de Cáncer en el Norte y de Capricornio en el Sur).

En consecuencia, no hay duda de que en estos momentos nuestro Hemisferio Norte se encuentra técnicamente en plena estación de verano, y no de invierno como solemos decir equivocadamente. Los países del Sur (Argentina, Chile, etc) sí están viviendo actualmente los rigores del frío invierno austral.

Por su cercanía al ecuador, Venezuela no es afectada por el ciclo de las estaciones térmicas, como sucede en los países ubicados más al Norte o más al Sur; la temperatura atmosférica no presenta grandes diferencias entre una estación y otra; menos aun en las extensas explanadas de la región llanera, donde las altas temperaturas son una constante climática evidente.

Hay un fenómeno, empero, en el que la estacionalidad térmica manifiesta palpablemente sus efectos sobre nuestro territorio: la estacionalidad pluviométrica con su marcado período de lluvias y su abrasadora época de sequía. En efecto, el calor atmosférico genera una intensa evaporación y una zona de baja presión que atrae los vientos alisios provenientes del océano con una gran carga de humedad (la llamada “convergencia intertropical”). Esto se traduce en la concentración de grandes masas de aire húmedo que, al condensarse, generan las lluvias que caracterizan a la época de calor; es decir, al Verano.

Durante el invierno, la situación es inversa: la disminución del calor impide la formación de las masas de humedad generadoras de lluvia. Por ello, en honor a la rigurosidad científica la época de lluvias debería llamarse “Verano”, pues la sequía se corresponde, realmente, con el invierno.

La explicación a esta confusión léxica está –probablemente- en el hecho de que en las regiones mediterráneas de Europa (Ejemplo: sur de España) el período lluvioso es predominante en la época invernal; de donde derivaría la costumbre de llamar “Invierno” a la época lluviosa, que en nuestro país se produce –por el contrario- en pleno “Verano”.

*Director del Fondo Editorial de la Universidad Bicentenaria de Aragua.

Anuncios

1 comentario

Archivado bajo Uncategorized

Una respuesta a “¿INVIERNO LLANERO O VERANO BOREAL?

  1. Es interesante lo que plantea el artículo y además muy correcto. Una posible solución al dilema de tener lluvia en el verano que confunde a mucha gente sería adoptar la terminología usada por los agricultores que parecen terminos más prácticos y que se basan en nuestras propias circunstancias. Es decir, llamar a la época de lluvia “lluvieno” y a la época de sequía “secano”. Puesto que para nosotros en el trópico no se producen cambios notables más allá de la lluvia y algunos grados de temperatura y no tiene sentido hablar de cuatro estaciones.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s