LAS REVOLUCIONES EN LA ETAPA REPUBLICANA DE VENEZUELA

                                                                                                                                                LA REVOLUCIÓN DE LAS REFORMAS, 1835-1836.

                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                      Prof. José N. Vargas Ponce

Estalló el 8 de julio de 1835 en los cuarteles de Caracas encabezada por el Comandante Pedro Carujo, quien había estado comprometido con el atentado que se realizó contra la vida de Simón Bolívar en Bogotá, el 25 de septiembre de 1828, hicieron contacto con los alzados de Maracaibo y enviaron emisarios a importantes jefes militares, como: Páez (Guárico), Mariño (La Victoria-Aragua), J.L Silva (Valencia), Carabaño (Puerto Cabello), F.L. Alcántara (Turmero-Aragua), J.T. Monagas (Barcelona) y M. Valdés (Cumaná). De estos, solo Santiago Mariño se mostró partidario desde el comienzo y los acompañó hasta el final.

Los insurrectos de Caracas lograron hacer prisionero al Presidente Dr. José María Vargas y al Vicepresidente Dr. Andrés Narvarte, quienes se negaron a renunciar. Fueron expulsados por los golpistas a la isla de San Thomas, colonia de Dinamarca. La principal bandera de los alzados era la reforma de la Constitución de 1830, pedían que se incluyera el fuero militar y el eclesiástico, que se estableciera la religión católica como oficial y que se acogieran los principios de autonomía y federación. Sin embargo, esto no justificaba el golpe de Estado porque la Constitución que pretendía modificar establecía mecanismo para su reforma sin necesidad de recurrir a tal práctica.

Este hecho, es visto por la historiografía como una expresión de la lucha entre la violencia cuartelaría y la autoridad legítimamente constituida que atropella la dignidad constitucional del Presidente. Se describe con las frases pronunciadas por los principales protagonistas del hecho, el comandante Carujo, increpa: “…El mundo es de los valientes”; El Dr. Vargas, presidente constitucional, responde: “…El mundo es del justo”.

El general José Antonio Páez que se encontraba en su hato “San Pablo” del estado Guárico, a la sazón líder militar y político indiscutible, logra mediante la negociación el pronunciamiento a favor del gobierno constitucional de los jefes militares de los valles de Aragua y de Valencia. Los insurrectos (Mariño y Carujo) ante el giro que toma la situación se retiran a oriente, el general Páez entra a Caracas y encarga de la Presidencia al general José María Carreño, luego envía una Comisión a Santo Thomas a buscar al Presidente, Dr. Vargas y al Vicepresidente Dr. Narvarte, quienes regresan a bordo de un buque de guerra danesa, el 20 de agosto de 1835 y asumen nuevamente sus cargos.

Mientras esto ocurre, las provincias del oriente: Barcelona, acaudillada por el general José Tadeo Monagas y Cumaná, acaudillada por el general Valdés y el civil Dr. Level de Goda, antiguo realista y para el momento presidente de la Corte del circuito judicial de oriente, se habían pronunciado a favor de los alzados de Caracas. Páez después que logra el restablecimiento en poder de las autoridades legítimas, también mediante negociación, logra el sometimiento de los insurrectos de Cumaná y Barcelona. Sin embargo Mariño, que era el jefe nominal de los insurrectos, junto con Carujo y restos de su tropa se desplaza por vía marítima hasta Puerto Cabello donde el general Carabaño mantenía la insurrección. El golpe de Estado termina cuando la plaza de Puerto Cabello es sometida por el ejército constitucionalista, Mariño logra escapar a Curazao y Pedro Carujo es capturado y dado de baja cuando trataba de escapar. Al mismo tiempo, son también sometidos los insurrectos de Maracaibo. Así termina esta revolución, calificada como una lucha entre la barbarie y la civilización.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s