EL ARCHIVO PERSONAL DEL LIBERTADOR DATA DEL 1813

 

                                                                  PROF. JOSÉ N. VARGAS PONCE

El Archivo Personal del Libertador data del 1813, cuando Simón Bolívar, aún en sus tiempos de brigadier, comenzó a acopiar y clasificar la correspondencia que recibía, junto a borradores de cartas enviadas.

Bolívar viajaba a todas partes con su archivo como un objeto precioso e invalorable. Los edecanes del prócer, luego de su muerte, se dieron a la tarea de continuar la recopilación de los documentos bolivarianos. Esta documentación es el testimonio directo de la vida y gesta del Libertador y de parte de la historia de las repúblicas que libertó, además de ser un conjunto excepcional de fuentes para el estudio de la historia social y de las ideas revolucionarias del siglo XIX; el archivo contempla: Daniel Florencio O’Leary: 54 tomos. Archivo Nacional y otras fuentes: 46 tomos. Don Juan de Francisco Martín: 65 tomos. Juan Bautista Pérez Soto: 43 tomos. Donación París del Gallego: 37 tomos. Archivo de Sucre: 17 tomos. Archivo de Revenga: 18 tomos.

Los 280 tomos del Archivo del Libertador están custodiados desde 1.999 por la Academia Nacional de la Historia de Venezuela, institución que ha iniciado labores de rescate y conservación de la totalidad de la documentación contenida en ellos. Debido a la trascendencia de la figura de Simón Bolívar para la historia universal y a la importancia que el Archivo del Libertador reviste para su estudio, en 1.997 la UNESCO decidió incluirlo como parte de su programa Memoria del Mundo.

Muchas de las Cartas en poder de los coleccionistas privados, proceden de ese Archivo Personal que siempre acompañó al Libertador, y que recopiló en 10 baúles que quedaron en custodia del Señor Juan Bautista Pavageau, cuando el destino de Bolívar ya estaba escrito en Santa Marta donde moriría meses después… Muchas de esas cartas que se exhiben en subasta pública, constituyen un sacrilegio a la memoria de Bolívar, puesto que el Libertador ordenó destruirlas, según lo señala la cláusula 9º de su testamento: “Ordeno, que los papeles que se hallan en poder del Sr. Pavageau, se quemen”. Fuente. Jorge Mier Hoffman.

Prof. José N. Vargas Ponce

Correo electrónico: Jose.vargasponce@gmail.com

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s